Edipo, los ojos que no se llevó el viento.