TEATRO ES LO MEJOR PARA ANIMAR A LOS PEQUEÑOS Y POR QUÉ NO, TAMBIÉN A LOS GRANDES

Desde muy temprano un músico, actor y narrador Geova y Mafo una actriz quien se encarga de manejar objetos entre estos los títeres se embarcan en el viaje hacia Calacalí donde darán la función en una escuelita del centro de la parroquia. La expectativa es grande, como el frío que hace en esa hermosa tierra.
Ya llegan a la escuela Línea Equinoccial, donde les espera la directora y profesores para organizar los grupos de alumnos. La escenografía llama la atención de los niños; las miradas curiosas y las risas no se hacen esperar.
Los niños sentados en el patio esperan con ansias y que empiece el espectáculo, a espaldas de ellos los actores salen con música de armónica, cintas y baile circenses.
Llegan al escenario, donde títeres de silueta, una guitarra, un conejito blanco sentado en un rincón son los elementos para este espectáculo, así empieza la función.
Entre cantos y cuentos, el ánimo se va levantando y el calor encendiendo, risas, gritos, bailes, brincos y más son el aderezo que pone vida a la obra, donde los principales actores son los niños.
Al final del espectáculo niños niñas y profesores quedaron alegres y contentos y con ganas de volverlos a ver.

_SC01196

_SC01205

_SC01207

_SC01212

_SC01216

_SC01241

_SC01251