Antecedentes

      “500 años construyendo libertad, y la seguimos construyendo”

ESPECTÁCULO TEATRAL SOBRE LA INDEPENDENCIA DE QUITO,
UNA VISIÓN HISTÓRICA DESDE LA PARTICIPACIÓN DEL PUEBLO

“El siete y Ocho de Agosto
redactan con fe y conciencia

la carta de independencia.
Y fue justo el diez de Agosto
que, en las horas del reposo,
las tropas de Juan Salinas
junto a las gentes vecinas
todos levantan las armas
y se juegan hasta el alma
contra la bota enemiga…”

 

El 10 de Agosto de 1809 se dio el primer grito de Independencia, es decir, un poblado expreso su deseo de manejar su destino y constituirse como una colectividad libre y democrática, lejos de monarquías explotadoras que saqueaban nuestros recursos naturales, solo para beneficios personales; Abya–yala se vio marcada por un destino funesto, impregnada por actos de despojo, saqueo y menosprecio a sus habitantes.

Si bien la independencia criollo-mestiza se terminó en 1823, el movimiento indígena ha continuado con sus luchas, llegando incluso en sus arengas de reivindicación, a hablar de 500 años de resistencia y hoy por hoy de insurgencia; el inicio del nuevo Pachacuteck. La historia ahora nos muestra en su espejo, enfrentándonos a otra “monarquía”, la desigualdad e in-equidad continua dando pie a los problemas sociales vigentes. Todo esto nos obliga a plantearnos esta celebración con orgullo y reflexión, para entender las fechas cívicas más allá de la celebración de un suceso, o el recordatorio de un prócer, sino como la construcción de un destino común en busca de una sociedad equitativa.

Esa historia de sublevación , lucha , independencia y muerte, la conocemos desde que somos muy pequeños, ya en el cuarto grado los maestros nos conducen por los recovecos de nuestra historia , nos cuentan de la tiranía española, y del resentimiento causado en nuestra tierra por el sometimiento, la barbarie e incorrecta distribución de la riqueza , nos hablan sobre el surgimiento de un movimiento independista, liderado por los criollos, personas de abolengo de raigambre aristocrático, pero con un alto compromiso por su patria , con un pensamiento de justicia, igualdad , Manuela Canizares, Feliciano Checa, Juan de Dios Morales , Juan Pío Montúfar entre otros, son los nombres de aquellos que lideraron este movimiento, sin embargo esta historia de héroes, mitificada y vanagloriada por siempre , se derrumba cuando comprendemos , que un proceso revolucionario no solo necesita de buenas ideas sino de una sólida base y apoyo popular. , es justamente esa fuerza que se encuentra en los cimientes lo que permite levantarse y golpear con contundencia. Esta historia nunca contada, olvidada, tapada por las figuras heroicas de los próceres independentistas, es justamente la que nos interesa topar a través del teatro y en alguna medida recordar las gesta y el poder de la organización de todos aquellos personajes, gremios de trabajadores, obreros, estudiantes, indígenas que hombro con hombro lucharon por la independencia.